Tannerella forsythia

Tannerella forsythia es una bacteria que, junto con Porphiromonas gingivalis y Treponema denticola, forma el complejo rojo de patógenos periodontales considerado por Socransky. Aparece de forma muy frecuente en adultos con enfermedad periodontal crónica y se ha observado una mayor presencia en pacientes con un índice de masa corporal elevado.

T. forsythia es un bacilo de aspecto fusiforme, gramnegativo, anaerobio estricto e inmóvil. Posee numerosos factores de virulencia que facilitan el inicio y la progresión de la enfermedad periodontal. Entre estos factores destacan la presencia de proteasas, lipasas y coleganasas.

La gran capacidad de adhesión de esta bacteria se debe a su cubierta externa, capa S, y a la presencia en ella de una proteína de superficie denominada BspA. Esta proteína le permite unirse a las células bucales, pero también agregarse a con otras bacterias como P. gingivalis y T. denticola. Adicionalmente, T. forsythia expresa una lipoproteína, BflP, que le ayuda a evadir las defensas del huésped induciendo la muerte celular de leucocitos y linfocitos y la liberación de citoquinas proinflamatorias, que se asocian a la cronicidad de la enfermedad.

En general T. forsythia responde bien al tratamiento mecánico, pero es peligrosa si prevalece después del tratamiento, indicando un peor pronóstico en el paciente periodontal. Es importante reducir su cantidad si se va a realizar una cirugía, por lo que a veces es recomendable realizar un tratamiento antibiótico específico antes y después de la cirugía. 

Tanto T. forsythia, como las  sustancias que se generan en su presencia en las bolsas periodontales, tienen la capacidad de diseminarse por vía hematógena y diseminarse a nivel sistémico pudiendo generar diversas patologías. En la literatura científica se ha descrito la asociación entre la presencia de esta bacteria y un mayor riesgo de desarrollar aterosclerosis, artritis reumatoide, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

 

 

PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS

PRUEBA GRATIS