Ortodoncia en pacientes periodontales

El incremento de los de tratamiento de ortodoncia en la edad adulta ha destacado la importancia de controlar la salud de las encías antes y durante el tratamiento ortodóncico. Debido a que la incidencia de las patologías periodontales aumenta considerablemente con la edad, la realización de ortodoncia en la edad adulta precisa un abordaje multidisciplinar, que incluya especialistas en ortodoncia, periodoncia y odontología conservadora. Diversos estudios han confirmado que las patologías periodontales previas no son una contraindicación para un tratamiento de ortodoncia. Se ha visto que, con controles adecuados, el riesgo de recurrencia de un proceso periodontal no aumenta durante el tratamiento ortodóncico. Los dispositivos de ortodoncia pueden favorecer el acúmulo de placa bacteriana y el movimiento de piezas dentales en presencia de inflamación puede favorecer la pérdida de hueso y acelerar la evolución de las patologías periodontales. Pero, por otro lado, la ortodoncia puede ser muy beneficiosa para los pacientes periodontales, aumentando sus posibilidades de preservar y restaurar sus piezas dentales. Además, una buena alineación de la dentadura y un buen reparto de las cargas masticatorias permite realizar una higiene dental más exhaustiva. Por todo ello, antes de empezar con la ortodoncia es imprescindible un estudio periodontal completo, siendo recomendable la inclusión de un estudio microbiológico periodontal. Es fundamental eliminar la inflamación de los tejidos antes de iniciar cualquier tratamiento de ortodoncia. Adicionalmente, son necesarias revisiones periodontales frecuentes (cada 2 ó 3 meses), durante todo el tratamiento que permitan controlar el acumulo de placa y detectar posibles focos de infección. Una vez concluido el tratamiento ortodóntico, el paciente debe de continuar con el mantenimiento periodontal. En algunos casos, puede ser necesario realizar algún tipo de cirugía para cubrir recesiones de las encías o para conseguir márgenes gingivales más simétricos. De manera general, los alineadores transparentes suelen ser la opción más aconsejable para los pacientes periodontales. Esto se debe a que las fuerzas que ejercen los alineadores son, generalmente, menores que las de los brackets tradicionales y porque, al ser removibles, permiten al paciente una limpieza más eficaz tanto de la cavidad oral como de los propios alineadores. Como en otras ocasiones, el éxito de este tipo de tratamientos depende en gran medida del trabajo en equipo, de una buena planificación y del control de los factores de riesgo.

PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS

PRUEBA GRATIS