Candidiasis oral y periodoncia

Cándida es un hongo que forma parte de la microflora normal de la cavidad oral, el tracto gastrointestinal, las vías genitourinarias y la piel. En determinadas condiciones puede proliferar de manera excesiva generando una infección conocida como candidiasis. Candida albicans es la especie más prevalente en las candidiasis (50%).  

Esta patología afecta especialmente a personas con el sistema inmune debilitado, como los VIH positivos, pacientes trasplantados, tratados con antibióticos de amplio espectro, diabéticos no controlados, recién nacidos y ancianos. Las candidiasis suelen ser infecciones leves, pero las personas inmunodeprimidas pueden sufrir infecciones sistémicas que, sin tratar, pueden llegar a ser graves.  

Candidiasis oral   

La candidiasis oral es la infección micótica oral más frecuente y se produce cuando las colonias de Cándida crecen y penetran en los tejidos orales.  

Algunos de los factores que predisponen a la candidiasis oral son: la utilización de inhaladores con corticoides, la mala higiene de las prótesis orales y la presencia de boca seca crónica.  

Las formas clínicas más frecuentes son: la candidiasis pseudomembranosa, la eritematosa y la hiperplásica crónica. Las lesiones orales que pueden aparecer incluyen: la queilitis comisural, la palatitis subplaca, glositis romboidal y lengua vellosa.   

La candidiasis oral puede tratarse de manera muy eficaz con medicamentos antifúngicos de uso tópico y sistémico, así como con la eliminación, en la medida de lo posible, de los factores predisponentes. La decisión de tratar de manera tópica o sistémica depende de la localización y la extensión de la lesión. En general, los casos más simples se tratan de forma tópica y los más severos por vía sistémica.  

Cándida y periodoncia  

En pacientes periodontales se ha observado un aumento de la presencia de varias especies de Cándida en el surco subgingival, aunque su papel en la patogénesis de la enfermedad periodontal no está claro. Se sugiere que está relacionada con el mantenimiento del proceso inflamatorio, una alteración del microbioma oral y la facilitación de la invasión de bacterias anaerobias en los tejidos periodontales. Cánida puede crecer tanto en condiciones aeróbicas como anaeróbicas.  

También se ha encontrado asociación entre la presencia Cándida con una menor permanencia en la boca de los implantes dentales. Pudiendo tener un papel en el desarrollo de patologías periimplantarias. 

Todo esto hace interesante estudiar la presencia de Cándida en el surco subgingival. Un resultado positivo en pacientes periodontales crónicos o que no responden al tratamiento podría sugerir la necesidad de realizar un tratamiento antifúngico.

PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS

PRUEBA GRATIS