Contacte con nosotros:

+34 91 550 07 07

Pruebas de ADN en periodoncia: presente y futuro

RESUMEN

La presencia de bacterias periodontopatógenas en el surco gingival es el principal desencadenante de la periodontitis. Para poder emplear tratamientos eficaces contra esta enfermedad es importante conocer qué bacterias son las que se encuentran en las bolsas periodontales, para ello existen varios métodos: de entre todos ellos destaca la reacción en cadena de la polimerasa, técnica de Biología Molecular que permite la identificación de las bacterias periodontales a partir de su ADN. Es un método mucho más sensible, rápido, eficaz y barato que el cultivo, y salva uno de los principales inconvenientes de éste que es la pérdida de viabilidad de las bacterias durante el transporte, lo que da lugar a falsos negativos.
Otro de los factores responsables de la periodontitis es el componente genético, se sabe que son muchos los polimorfismos de genes implicados, pero tan sólo se ha encontrado correlación con la presencia del polimorfismo 2 en los genes que regulan la citoquina proinflamatoria Interleuquina-1 y el grado de severidad de la periodontitis crónica.

INTRODUCCIÓN

Las enfermedades periodontales se inician tras la colonización del surco gingival por determinadas bacterias patógenas, pero su gravedad y progresión dependen también de otros factores de riesgo, entre los que se reconocen el tabaco, el estrés, algunas enfermedades sistémicas como la diabetes, etc. Además, hoy sabemos que la respuesta inmune de cada individuo ante la agresión bacteriana es determinante a la hora de definir el inicio y progresión de estas enfermedades.
Es importante determinar qué bacterias son las que se encuentran colonizando el surco gingival para poder emplear tratamientos más eficaces frente a ellas, ya que el éxito de la terapia periodontal se basa sobre todo en la eliminación de estos patógenos. Cada uno de ellos puede requerir un método de erradicación diferente, bien sea mediante cirugía periodontal, antibioterapia específica, la combinación de ambos, etc.1
Para la identificación de las bacterias periodontales agresivas se dispone de varios métodos, desde la microscopía directa y el cultivo2 a la reacción en cadena de la polimerasa3, pasando por procedimientos inmunológicos, determinación de metabolitos específicos de las bacterias mediante procesos enzimáticos, técnicas de hibridación, etc.
Los métodos de cultivo e identificación de bacterias periodontales en muestras tomadas de bolsas periodontales se ha comprobado que no son del todo fiables, ya que dependen de la viabilidad de los microorganismos, que se puede perder durante la toma de muestra y/o el transporte de la misma4. Además, los resultados obtenidos de las mismas muestras analizadas en dos laboratorios distintos pueden ser variables, tanto en la identificación de las propias bacterias como en la determinación de su sensibilidad a los antibióticos5.
La incorporación de las técnicas de biología molecular para el estudio de estas bacterias ha supuesto una revolución en todos los aspectos (Figura 1), ya que la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es un método rápido, barato, sensible, detecta menos de 10 células por muestra6 y evita los problemas ocasionados durante el transporte, ya que el resultado no va a depender de la viabilidad de las células al trabajar con bacterias muertas.
El empleo de estas técnicas de forma rutinaria va a permitir tanto instaurar el tratamiento más específico en cada caso como adoptar unas mayores medidas de prevención en pacientes que se detecte que son susceptibles.

 

Descargue el artículo completo en formato PDF: Descargar